Muchas personas se imponen metas financieras que no logran alcanzar. Aparentemente, lograr nuestros objetivos financieros es más difícil de lo que pensábamos.

Por lo anterior, aquí te brindamos algunos consejos que te ayudarán a enfocarte y lograr las metas financieras que te propongas.

Sé realista

Proponerse objetivos financieros demasiado ambiciosos y difíciles de cumplir, puede causarte frustraciones que te lleven a rendir con facilidad. Además, no sobreestimes tus entradas de dinero. Registra tus ingresos reales, ya sean fijos o variantes.

Prioriza tus gastos

La buena administración de tus ingresos  no consiste en limitarse, sino en comprar lo indispensable, pagar las cuentas a tiempo y optar por los gustos de vez en cuando. Esto te permite ahorrar y designar, de mejor manera, los ingresos y así alcanzar las metas financieras que te propongas.

Sé disciplinado

Realiza un presupuesto y trata de cumplir con los gastos que se establecen en él, aunque se tornen difíciles. Es cuestión de mantener la fuerza de voluntad y  realizar reajustes necesarios a tiempo.

Comparte tus metas

Comenta a tus familiares o pareja, cuáles son tus metas para que recibas un apoyo extra sobre tus propósitos, permite que los miembros se esfuercen y participen en su cumplimiento.

Ahorra lo más que puedas

Ahorra desde tus gastos, guardando un poco de dinero o abonando a tu cuenta bancaría, para destinar ese dinero a objetivos financieros específicos.

Aprovecha las ventajas que te puede ofrecer el abrir una cuenta de ahorros o un ahorro programado en una institución bancaria. Es importante que antes de abrir una cuenta con un banco, te informes sobre todas las comisiones, así como de la tasa de interés que ganará tu dinero. Además, la institución bancaria deberá estar autorizada por la Superintendencia del Sistema Financiero para captar depósitos del público.

Las instituciones bancarias que cuentan con la autorización de la Superintendencia del Sistema Financiero, también cuentan con la garantía de depósitos otorgada por el Instituto de Garantía de Depósitos (IGD). Esta garantía protege tus ahorros en el remoto caso del cierre forzoso del banco donde tienes tu dinero.

La garantía de depósitos es por cliente y por banco, hasta un límite de $10,171.00. Todas las agencias de las instituciones bancarias con depósitos garantizados por el IGD muestran un distintivo o calcomanía que los identifica. Las instituciones bancarias miembros del IGD son: Bancos, Sociedades de Ahorro y Crédito, y los Bancos Cooperativos.